Agustinos por siempre…

Probablemente establecer fecha de inicio del haber comenzado a conocer la vida agustina seria mezquino de parte mía,  pues mi historia es minúscula, se queda en pocos años, para lo que en verdad encierra la familia o mejor dicha la gran doctrina agustiniana.

Con el nacimiento de San Agustín, hecho acontecido el 13 de noviembre del 354, se dio inicio a la historia de uno de los más grandes genios de la humanidad, pues su desarrollo humano e intelectual, marcado en el inicio por el maniqueísmo, le permitió crecer, conocer, migrar y posteriormente convertirse al cristianismo al leer las cartas de San Pablo de la Santa Biblia, sugerida por una voz naciente en el infinito que le sugería que Tolle y Lege (Toma y lee).

Vivir en comunidad, compartir el bien común, ayudar a encontrar lo que se busca, ser caritativo, orar, querernos, ser humildes……., son unos pocos deseos de Agustín para la sociedad, deseos fundamentales para el bien, para evitar situaciones a las que estamos expuesto en la actualidad….. fuimos afortunados, nuestros padres no se equivocaron; pues lo que encontramos en las aulas, en el patio, en los retiros espirituales, en nuestros maestros, en la Iglesia de esta gran Institución educativa,  nos permitió adoptar un estilo de vida que conjugado con nuestra etapa juvenil nos enmarcó en el camino del éxito, en el crecimiento de personas con deseo profesional, de bien, luchadoras y lo más importante,  llenos de humanidad.

Nuestras historias de todos los días en el Centro Educativo San Agustín se caracterizó por  enseñanzas, directrices, conversaciones, mañanas deportivas, retiros espirituales….. no quedaron solo en el pasado, no se quedaron en la institución, al contrario fue el inicio de un crecimiento diferente , marcado en el  fortalecimiento diario del presente y queremos seguir cosechándolas en el futuro…. Por tal invitamos a los compañeros agustinos de diferentes promociones, de diferentes generaciones, sin distinción alguna, identificados en los principios y deseos agustinos, ha ser parte de esta sociedad…. Fortalecer nuestra amistad y llevarlo a una hermandad en todo momento como decía Agustín de Hipona, que es la verdadera finalidad.

 

Redactado por: m.d. Douglas Barberán véliz

 

Categories:NoticiasSocial