Nosotros

“Ora, trabaja y canta tu alegría juventud agustina a pleno sol, con el empuje de tu rebeldía forjará su grandeza el Ecuador”. Para muchos que leen esto por primera no les viene ningún recuerdo a su memoria, pero para los hijos de Agustín de Hipona de Guayaquil es el inicio del Himno a nuestra noble institución que por más de 50 años ha formado a grandes personas y profesionales en sus aulas.

Hablar del Colegio San Agustín, hoy Unidad Educativa, es sinónimo del pilar fundamental de la Orden de Agustín formó hace más de 15 siglos, La Comunidad, y es que hablar de comunidad no es sólo recordad que se una un uniforme, se siguen las mismas reglas, se procura ir por la misma senda, no, hablar de comunidad es recordar cómo en nuestra formación compartíamos un pedazo de borrador, una mina de lápiz, unas gotas de rapidógrafo, una hoja papel ministro, un trozo de cable o un poco de mi comida en el recreo; ese compañerismo que día a día, quienes estudiamos uno o catorce años en esta institución educativa, nutrimos y seguimos alimentando luego de tantos años de habernos graduado.

Fuera del colegio quizá muchos tuvimos sendas distintas, algunos salieron del país y regresan de vez en cuando, otros hicieron carrera junto a otros compañeros, probablemente formaron familia con las hermanas de sus amigos y hasta son compadres, otros ya se nos adelantaron y no están más junto con nosotros, pero sea cual fuere su destino los recordamos en una reunión, un peloteo, alguna actividad, una plática con ex profesores. Hay tanto que contar y esperamos que este sitio sea la Meca de los agustinos guayaquileños.

Esto es lo que somos, la comunidad que hemos formado, esta es la herencia que frailes como Miguel Gonzalez, Bolívar Centeno, Vicente Salgado, Luis Moya, Gonzalo Aguayo, Julio Landívar, Vicente Aguilar, José Ojeda, Wilson Malavé entre otros, nos dejaron en nuestro ser. “Gloria al colegio que Agustín oriente con la luz de su genio universal y en cada clase la lección suprema del trabajo fecundo y la amistad”.

La asociación de agustinos surge de la iniciativa de un grupo de compañeros de la promoción XXVI, pero secundada por otras promociones y apoyada por la Comunidad de la Orden de San Agustín de Guayaquil. El grupo de compañeros sintieron la necesidad de convertir sus reuniones y eventos en actividades no tradicionales y con mayor sentido de colaboración hacía los menos favorecidos de la misma promoción como también brindar un fondo común de ayuda temporal.

Esta idea se expone y tiene aceptación; por ello, en el mes de Julio del 2015 se convoca a quienes desean participar del nuevo proyecto bajo la elección de una directiva que tendrá el reto de establecer los primeros objetivos, así como también de fortalecer la credibilidad del proyecto.

Los invitamos a formar parte de esta magna familia, donde de a poco iremos conociendo a agustinos desde la primera hasta la última promoción de este 2017. Esperamos poder contar con usted amigo ex estudiante agustino, porque nunca dejaremos de ser hijos de Agustín.

Quiénes Somos

Misión

Fomentar fraternidad y solidaridad entre los ex compañeros, así como también impulsar la obra social, cultural, ética, deportiva y académica de los agustinos.

Visión

Convertirnos en la mejor asociación de ex alumnos mejorando la integración de ex compañeros agustinos, así como también del bienestar del prójimo.

Objetivos

Entre los primeros objetivos de la directiva se definieron:

  • Establecer un fondo de ahorro simbólico para fondearlo durante dos años y al que tienen derecho para préstamos en caso de calamidades domesticas los mismos socios.
  • Realizar un baile de integración para los agustinos de la promoción 96-97 en el que puedan sus esposas compartir con el grupo de amigos.
  • Realizar entrega de juguetes a sectores de escasos recursos económicos con fondos de todos los compañeros de la promoción como también de conocidos que deseen colaborar. Se logra la entrega de 250 juguetes a dos fundaciones.

Es así como fue madurando la idea de expandir esta gestión con otras promociones a fin de integrarnos entre agustinos y fortalecer los vínculos hacia el colegio. Ya en el 2016 con el apoyo del padre Wilson las actividades fueron siendo múltiples y con mayor aporte social y a la comunidad.